ACONTRAMANO  es un equipo de trabajo que nació, como tantas cosas, de casualidad. Carlos Molina cumplió su ciclo de gestión como Subsecretario de Trabajo en la Provincia de Buenos Aires y, sin perjuicio de retomar  algunas actividades laborales y encarar otras , atraviesa una etapa de transición hacia la jubilación. Con más tiempo libre, e intentando  reemplazar el contacto con la realidad que provenía de su función pública, comenzó a incursionar en Facebook  y, desde allí, retomó/estableció lazos de comunicación con otros “transeúntes” de esta complicada y controvertida etapa de la vida de nuestra Argentina. La comunicación se sustentó, en gran parte, en la búsqueda de la interpretación de los hechos cotidianos la que, transformada en opinión, le permitió generar intercambios , siempre  enriquecedores. De allí, surgió la idea de que ese lazo virtual pegara un salto cualitativo y se vistiera de una suerte de humilde militancia espontánea, con pretensiones de aporte al debate de ideas en lo que se denominó, apelando a un rótulo clásico, pero vigente, el campo nacional y popular.  La iniciativa se conversó accidentalmente ante un grupo de jóvenes estudiantes de producción de la Universidad Nacional de las Artes, quienes vieron en el proyecto la posibilidad de incorporarlo como experiencia afín a sus estudios. Y se sumaron. El grupo iba tomando cuerpo.

Pero, todavía habría lugar para una sorpresa más, que se produjo cuando, en una reunión social, en la que, por intermedio de este Presentador, Carlos conoció a Manuelita Rosas. Sí, así como suena y aunque parezca chiste. Una aventajada estudiante de periodismo, a la que los íntimos  apodaron – reconozcamos, sin extenuarse  en ingenio – “la restauradora”. Para alguien apasionado por la historia argentina, como Carlos, fue casi obvio ceder a la tentación de entablar un diálogo con semejante personaje, lo que le permitió descubrir a una joven inteligente, enamorada de la política, aunque sin una práctica militante, quien apenas enterada del proyecto en gestación, se “anotó” con increíble entusiasmo, ofreciéndose a participar activamente “en lo que fuera”. Ya eran más.

Una relación trae la otra, y sólo quedaba entonces la difícil tarea de traducir sus intenciones en una plataforma virtual que cumpliera con las expectativas del grupo: llegar a generar lazos con quienes se sientan atraídos por la convocatoria. Así es que llegaron a los jóvenes profesionales de Blinky Estudio, quienes con su experiencia y creatividad han sabido interpretar el objetivo del proyecto y en ese entendimiento es que lo enriquecen día a día con sus valiosos aportes,  todo lo cual obliga a un sincero agradecimiento.

La atención estará volcada, básicamente, a la actualidad política, a la que decidieron agregar una sección que incursionara en comentarios sobre acontecimientos históricos, que llamarían POLISTORIA, apoyados en la certeza de que, conociendo su pasado, los pueblos están en mejores condiciones de interpretar su presente. Esta sección quedará a cargo de otro integrante del equipo: Tabaré (argentino de las dos orillas),  cuya irrupción e integración al grupo amerita, por sus novelescas particularidades, una nota especial de próxima aparición.

Charlas posteriores sirvieron para “afilar el lápiz” y un buen día ….. aparecieron.

  

La orientación de la página se perfilará desde  y hacia una perspectiva amplia que permita transponer todo límite partidario y aportar al reagrupamiento de fuerzas de quienes mantenemos nuestro compromiso con un proyecto nacional,  sustentado en la cultura de la educación y el trabajo, la economía productiva,  la búsqueda de la justicia social, la  igualdad de oportunidades, la inclusión, el reconocimiento y respeto de los derechos humanos y la  integración regional americana. Y partiendo de la base de que tal reagrupamiento,  necesariamente, deberá reformular la divisoria de aguas que se presentó como alternativa en las elecciones de diciembre de 2015, arriesgando como hipótesis que no todos estuvieron donde “debieran haber estado”. Concordantemente, la búsqueda de ese nuevo punto de encuentro del pensamiento de las mayorías nacionales será explícitamente opositora al proyecto neoliberal en ejecución; a contramano de él. Esta última afirmación constituyó el bautismo de la página.

Y echaron a andar, tomándole prestadas las palabras a Martín Fierro “ … algún día hemos de llegar, después sabremos a donde … “

Ojalá se multipliquen espacios como éste. La verdadera derrota se produce cuando aceptamos que sea el otro el que nos imponga por la fuerza – sea cual fuere el modo con que se manifieste – su propio pensamiento.

Exponentes de dos generaciones , humildemente, han decidido aceptar la convocatoria recientemente expuesta por Francisco en el Bicentenario de nuestra Independencia:  que nuestros abuelos se animen a soñar y nuestros jóvenes a profetizar cosas grandes.

Y esto es una impronta que puede ejecutarse, paradógicamente,  aún  desde las cosas mínimas-

 

                                                                                            EL PRESENTADOR

 

Carlos Molina
Carlos Molina
0123
Manuelita Rosas